Durante el periodo de cuarentena, se ha podido observar que cada persona reacciona de manera diferente, y esto tiene que ver con muchos factores. Algunas personas, por ejemplo, han optado por seguir al pie de la letra las recomendaciones dadas por el Ministerio de Salud, estando en casa y siguiendo la normatividad establecida para la cuarentena, mientras que otras personas por su parte no cumplen las normas y por el contrario, salen a las calles sin protección, hacen reuniones, visitan familiares incluso sin considerar si son población de riesgo, así como critican, minimizan o ridiculizan lo que está sucediendo. Esta actitud puede  estar relacionada a muchos factores y no es tan fácil generalizar, pero podríamos señalar algunos de ellos:

● Desinformación: En muchos casos las personas desestiman el conocimiento científico y se da prioridad al sentido común, de manera que no buscan fuentes de información confiables y terminan replicando información descontextualizada que vieron tal vez en memes o que leyeron en alguna cadena de whatsapp, lo que lleva a que puedan criticar sin fundamento las medidas tomadas para protección, y obviamente a no usarlas.

● Información falsa: Muy relacionado con lo anterior, tiene que ver con la replicación constante de información falsa respecto de lo que estamos viviendo en la actualidad, replicando lo que parece ser más interesante o polémico. Dentro de esto, por ejemplo, se encuentran las teorías conspiradoras sobre el Covid-19, o también aquellas que desestiman el riesgo.

● Preocupaciones económicas: En otros casos puede tener que ver con preocupaciones que son totalmente válidas y ciertas en cuanto a la economía, de forma que ante el riesgo de salud se desestiman los cuidados y se da prioridad a aquellas actividades que de una u otra forma pueda traer algo de tranquilidad en cuanto a dichas preocupaciones.

Cabe resaltar que no se puede confundir lo que he mencionado con aquellos casos en donde simplemente las personas no tienen las condiciones necesarias para poder cumplir con los parámetros de cuidado, simplemente porque estamos en un país en el cual las condiciones de desigualdad, pobreza y corrupción, entre otros, no permiten que todos puedan estar en casa o siquiera comprar un tapabocas.

DIANA PAOLA PULIDO CASTELBLANCO – (Mg)
Docente
Programa de Psicología.
Universidad Piloto de Colombia

Recent Posts