Por: Luisa Fernanda Linares P.

Maestra en Artes Plásticas, docente de Artes Plásticas de Bienestar Institucional

La obra de Maurits Cornelis Escher está basada en estudios matemáticos, ¿quién podría creer que las matemáticas están muy ligadas con el mundo de las artes plásticas?

No es una referencia de cuadros adornados de conjuntos numéricos, grafos, variables, tablas de datos estadísticos, espacios vectoriales, dimensionales o funciones de variable compleja, es el estudio mismo de patrones matemáticos e  investigaciones de la partición del plano cartesiano (sí, de un primario sistema de coordenadas x, y) que viste la obra de Escher.

Escher a partir de figuras geométricas regulares creaba nuevos y creativos (por no decir ingeniosos) patrones con formas de animales, humanos  y objetos. Su fascinación por la geometría despierta por los diseños geométricos de la Alhambra, cuando estuvo en España. Esto fomentó su obsesión por la división del plano y los patrones matemáticos, él mismo expresó que era la fuente más rica de inspiración.

Límite circular IV (cielo e infierno (1960), xilografía de M. C. Escher

El artista no se sentía satisfecho por querer plasmar el infinito en sus obras, ya que pensaba que la partición del plano no le permitía representar el infinito en su máxima expresión, por tal motivo, exploró otras técnicas, dibujando infinitas figuras encajadas entre ellas, en espacios finitos, rellenaba la superficie con formas que disminuían su tamaño progresivamente. Esta ilusión óptica o impresión de que hay infinitas figuras la consigue mediante el método  por el cual la suma del área de las mismas es una serie convergente.

Tiempo después Escher descubrió el concepto de “división hiperbólica” debido a una conversación que tuvo con uno de los más grandes geómetras del siglo XX, el matemático Coxeter. Las leyes matemáticas de la introducción a la geometría  de Coxeter permititeron al artista tener un mejor acercamiento al concepto de infinito y así poder aplicar esta ausencia de límites en sus obras, una de ellas, la cuál tituló límite circular, basada en líneas curvas y figuras planas sin luz y sombra le permite crear el efecto de esfera, es una obra magnífica.

Fueron sus conversaciones constantes con matemáticos y cristalógrafos que le permitieron ampliar sus conocimientos y crear obras imposibles e incluso estudiadas por el equipo Lenstra.

Escher desarrolló un conocimiento de las matemáticas en gran medida visual e intuitivo, un mundo para entender las matemáticas desde otra perspectiva, desde el arte, sin estudios formales en la ciencia, logró expresar la belleza escondida de una bella dama, la matemática.

Recent Posts